Hace ahora veinte años aproximadamente, la fundación O.N.C.E. pretendió "crear un modelo de taxi que permitiera a las personas con discapacidad desplazarse con comodidad y seguridad. Así nació el proyecto Eurotaxi". De esta forma comienza el Libro Blanco del Eurotaxi, libro que nace para la creación de propuestas que fomenten esta modalidad de transporte. Desde entonces hasta hoy el Eurotaxi ha evolucionado considerablemente, convirtiéndose en un vehículo adaptado y diseñado para todos.

El Eurotaxi cuenta con profesionales debidamente cualificados para ayudar a sus usuarios en sus desplazamientos. Este tipo de vehículos tienen la ventaja de que no existe la necesidad de que la persona que lo elige abandone su silla de ruedas, a través de una rampa se accede al coche y la silla queda perfectamente sujeta a través de cuatro puntos de anclaje y el cliente debidamente seguro con su propio cinturón de seguridad.

Viajará en un taxi con todas las medidas de seguridad como un pasajero más.

Las posibilidades del Eurotaxi van más allá

Si cabe en el coche te lo llevamos

El Eurotaxi se crea principalmente para dar servicio a personas con discapacidad o movilidad reducida, pero no debemos olvidar que, debido a las características de este coche, debe convertirse en un referente para todo tipo de cliente, desde el usuario con movilidad reducida a aquel que necesita un coche con gran capacidad de maletero. Por su amplitud interior es un coche increíblemente cómodo y seguro, además de permitirnos transportar desde gran equipaje a mascotas, independientemente de su tamaño (tanto grandes como pequeñas, con su propio espacio en la parte trasera del vehículo), grandes instrumentos de música, bicicletas, tablas de surf, esquíes,...